Los acordes de Jandir Rodríguez que tienen alma de pueblo

Jandir

Edgar José Díaz Bonilla nos presenta al joven jinotegano  que ha entregado el alma de su voz y los acordes de su guitarra para el pueblo de Nicaragua en una entrevista con sentimiento

José Manuel Sanrodri

Jandir Rodríguez es un joven del norte de Nicaragua, originario de San Rafael del Norte, en Jinotega. Tiene 24 años y estudió Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) y vive actualmente en La Paz Centro, municipio de León.

¿Cómo fue tu acercamiento al mundo del arte?

Mi primer acercamiento se da por medio de mi familia, ya que provengo de una familia llena de músicos por herencia de mi abuela paterna, María Jesús Pineda. Mi primer instrumento musical, el redoblante, lo toqué en la banda del pueblo que dirige mi tío Tobías Pineda, quien junto con Augusto César Pineda son mis maestros de música hasta hoy.

¿Por qué la música y no otra expresión artística?

Como te comentaba anteriormente. Porque nací y crecí en un entorno lleno de músicos, creo que eso me empujó hacia ese lado del arte. Años más tarde de aprender a tocar el piano y la guitarra, descubrí, además, que me gusta escribir poesía y prosa y gracias a ello he podido escribir mis primeras canciones, aunque de oficio artístico prefiero la música.

¿Cómo nace la inspiración de Jandir Rodríguez?

La inspiración nace de lo que veo, de lo que leo y de lo que escucho. Considero que todo surge del entorno y, particularmente, la música trova y la testimonial, son abonadas con las vivencias populares, esas que te van contando de qué va todo, es como “si el pueblo se convirtiera en tinta y se describiera a sí mismo en el papel”. Al final, uno se da cuenta que sólo ha puesto la mano para escribir y acomodar las palabras para que suenen más o menos bonitas, pero son ellos quienes en realidad dan la materia prima: la vivencia.

 Jandir

¿Qué artistas han influido en tu vida y quienes son tus favoritos?

Mi favorito, definitivamente Joaquín Sabina, conocí su música hace siete años y fue amor a primera escucha. Pero en definitiva la influencia viene también de otros grandes autores como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Facundo Cabral, Salvador Cardenal, los Mejía Godoy, Fito Páez, Alejandro Filio, Ismael Serrano, entre otros.

Tras  tus  dos últimas canciones compuestas a favor de las protestas cívicas  en  Nicaragua, ¿por qué escribirle a tu país?

A como te decía antes, si el pueblo, con su lucha, te pone la materia prima para escribir y dar “constancia musical” de lo que está pasando en el país, creo que lo menos que uno debe hacer como “compositor”, es escribirle  una canción que sirva, también, de homenaje a esa lucha. Además, lo hago porque me gusta, porque creo que la canción popular tiene un gran poder de influencia en la construcción de la historia.

¿Qué quieres trasmitir con estas dos canciones:  “El libertador y Héroes de abril”?

A lo largo de los años, muchas canciones han servido de inspiración para diferentes revoluciones y quiero que mi canto esté al servicio del pueblo para eso, para inspirar, si es que puedo hacerlo, cambios que ayuden a construir una historia mejor.

Ambas canciones son un homenaje y, a la vez, un llamado a luchar, a no desfallecer, a no claudicar en esta “batalla” en la que nuestra única arma ha sido nuestra voz y nuestra bandera. Considero que ambas son canciones emotivas, que tocan el sentimiento de quienes están comprometidos con la causa, y trata de tocar el corazón de quienes no lo están, a fin de sumar. En síntesis, ambas son o pretenden ser canciones de liberación.

 Jandir

 ¿Cuáles han sido tus mayores dificultades que te encontraste en el camino para  crear y convertirte en un artista nicaragüense?

Bien, para empezar, el oficio creativo no es nada sin la materia prima. Para escribir de amor es necesario vivirlo, para escribir de desamor, igual y para escribir de revoluciones también. Lo difícil no es crear, porque siempre hay algo sobre lo que escribir, lo difícil viene después de crear, cuando exponés la creación, la entregás al pueblo y la sometés a la crítica. Si funciona o no, no es lo importante, lo importante es saber reaccionar a cualquiera de los dos posibles escenarios. Yo confío en eso de que te puede ir bien, mal o peor, pero uno nunca debe olvidarse de cantar lo que siente; en ese sentido creo que el arriesgarme o no fue la principal barrera, una vez cruzada, no hubo vuelta atrás.

Como manifestante activo en las protestas del país actualmente, ¿cuál crees tú que debe ser la solución para superar la crisis que vive Nicaragua?

El problema de Nicaragua es el populismo, que controla todos los poderes del “estado”. Creo que la solución está en “sanar” esos cuatro poderes (en Nicaragua son cuatro) desde su cimiento. Una vez tengamos un poder judicial, electoral y legislativo sano, es que podemos pedir elecciones adelantadas que nos ayuden a hacerle ver al caudillo que este pueblo ya no lo quiere y de paso sanamos el poder ejecutivo. Creo, sin embargo, que para llegar a eso la clave está en no parar las protestas, presionar por todas las vías constitucionales posibles (marchas, plantones, tranques) y seguir levantando la voz hasta que se nos escuche. Creo que la única forma de que Nicaragua vuelva a ser república es que el presidente deje su cargo.

¿Qué opinas del arte contemporáneo y la trova latinoamericana?

A como dice Fito Páez, estamos en “una generación donde los valores han sido aniquilados” debido a ciertas tendencias musicales que no contribuyen a la formación de la juventud en este sentido. La trova es un género musical comprometido con el arte. Hoy día tenemos grandes trovadores que además son pintores, novelistas, poetas o ensayistas de gran nivel; en este sentido, creo que haría mucho bien a nuestras sociedades el fomentar la escucha de este tipo de música. Para mí la trova es el género musical más completo, porque abarca composición musical y literaria, comprometida con la construcción de sociedades un poco más justas.

Si pudieras regresar a una escena de tu vida ¿cuál sería? Cuéntamela.

Sabina dice que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”, y es algo en lo que creo, porque solo creo en el presente. Pero contestando a tu pregunta, definitivamente regresaría al momento en el que aprendí mi primera canción instrumental en piano: Imagine, de John Lennon, que me enseñó mi maestro Augusto Pineda en el comedor de su casa; ese día me dijo una frase que marcó mi rumbo, me dijo: “sé curioso”. Es uno de los recuerdos más felices de mi formación musical y de vida.

Jandir

¿Cuál es la meta o el sueño más grande que le falta a Jandir Rodríguez por cumplir?

José Martí decía que “un hombre debe plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Yo ya planté árboles en mi época de secundaria y creo que los hijos vendrán después de mi formación académica y en cuanto a lo del libro, después que Bob Dylan ganara el Premio Nobel de Literatura sin haber escrito un solo libro en su vida, pero habiendo grabado muchos discos con exquisito valor literario, creo que mi meta más grande es grabar un disco que represente, para mí, ese libro del cual habla Martí y al cual Dylan ha dado validez con su premio.

¿Qué es lo más importante en la vida de Jandir Rodríguez?

Mis libros, mi guitarra, la música, mi familia, mi país, Joaquín Sabina y todo lo que pueda aprender de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s