Mujeres, la gran ausencia del Abycine

La representación femenina sigue siendo menor en según qué aspectos de la vida. El mundo cultural no es una excepción, y hasta en certámenes que presumen de servir de lanzadera para proyectos de toda clase y tipo, comprobamos que la cosa tampoco cambia

Llanos de la Rosa

Me gusta el cine –especialmente el patrio- desde siempre. Pero hace unos años me puse las famosas gafas violetas –en mi caso en sentido metafórico y literal, casualidades de la vida-, y desde entonces, me cuesta más disfrutar de las películas. Ya lo decía Barbijaputa “Nadie me avisó, eso sí, de que aquellas gafas cambiarían mi vida por completo haciéndola un poco más difícil al principio pero mucho más liberadora a la larga”.

Esas gafas, las metafóricas, me acompañan siempre. Así que tampoco me dejaron cuando disfruté de la pasada edición del Abycine, el festival cinematográfico de Albacete que, con la última, celebró su XIX edición. Durante la semana que dura esta muestra, se proyectan largometrajes de diferente temática y género, cortos, cine para niños; así como otras actividades como conciertos. Además, se puede disfrutar del encuentro con los creadores y creadoras. ¿Creadoras? ¿Seguro? Hagamos un repaso de esto último.

Me voy a limitar a contar los nombres de hombres y los de mujeres que aparecían en el programa para cada categoría. Así, salen estas cuentas – me limito a dar cifras, puesto que con el número de participantes, sería complicadísimo nombrarlos a todos sin necesitar otra entrada-.

Como observamos, el número de hombres es bastante superior al de mujeres. Sangran especialmente en desigualdad las categorías de cortos y las de la tierra – Hecho en CLM  y  Videocreación AB-. Me niego a creer que en mi tierra no existan chicas, mujeres, de cualquier edad, procedencia, ideología… me da igual, que cuente con el mismo talento creador que un hombre. ¿No han sido aceptadas? ¿No se han presentado?  Y si no lo han hecho, ¿a qué se debe? Sí, esto daría para otro trabajo, pero aquí intentaré ceñirme a las cifras y no a las causas.

Con estas cuentas, no es de extrañar que el número de premiados -a los que felicito-  tampoco es nada igualado… dos mujeres Macarena García, Trayectoria joven– y Ana Asensio,  que se hizo con el premio de la prensa  por Most beautiful Island ; frente a 18 hombres que se han hecho con algún galardón en las diferentes categorías.  El resto de mujeres con algún tipo de premio, se tienen que conformar con la mención a la originalidad – María Ángeles Cortes por la banda sonora en el corto La decisión– y la mención al mejor trabajo individual, que fue para Ángeles González Cuerda  por su papel en el cortomeraje Transparencia.

Sí, yo me he puesto mis gafas, las reales, para contabilizar todos estos datos. Pero no hacía falta llevar los ojos a punto para darse cuenta a simple vista  que faltaban mujeres. La única directora invitada a los coloquios fue Carla Simón, creadora de Verano 1993  y quien finalmente no pudo asistir. Bastaba ojear el periódico para comprobar que en las recepciones de creaciones locales y en la de los premios, la representación femenina era escasa o nula

Han pasado varias semanas desde que acabara el festival, ha dado tiempo a hacer balance. ¿También lo habrán hecho los encargados con una visión de género? Me atrevo a dirigirme a José Manuel Zamora, director de Abycine y a quien admiro, para pedirle que también se pongan las gafas violetas. No las de los cristales para mi miopía, sino las de las dioptrías de la desigualdad.

Imagen destacada: Cartel XIX Edición festival Abycine 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s