Los patrones más comunes de los haters están definidos en tres rangos

El uso masivo de dispositivos móviles ha causado un crecimiento exponencial de este tipo de perfiles

José Manuel Sanrodri

Desde hace mucho tiempo se viene observando un tipo de conducta en las redes sociales que podría ser reprochable. Ocurre cuando se ve una noticia o el vídeo de un personaje público,       -que suelen ser las situaciones más comunes-, y al examinar la barra de comentarios efectuadas por los usuarios, ya sea de cualquier red social, aparece un porcentaje bastante elevado de haters o lo que es lo mismo, personas que odian a otras. Hay que señalar que los haters están localizados en la barra de comentarios precedidos a cualquier texto o audiovisual y también tenemos este tipo de personas hostiles en forma de vídeo, aunque esto último requiere más elaboración por lo que la escritura es lo más fácil o usado por este tipo de usuarios.

En la actualidad hay tres tipos o categorías de haters bien definidos y las tendríamos encasillados como los ideológicos, los tecnológicos y los aburridos. En cuanto a los ideológicos, tienen una serie de ideas preconcebidas ya sean políticas o deportivas y cuando navegan por las redes sociales, cualquier reflexión contraria a la suya es sinónimo de comentario y, en ocasiones, lo hacen buscando argumentos favorables para desprestigiar cualquier comentario contrario al suyo. Los tecnológicos son idénticos a los anteriores pero estos, suelen ser eruditos de un tema ya sea de tecnología, de economía o de cualquier otra modalidad que dominen a la perfección. Estos haters suelen argumentar muy bien sus paráfrasis desacertadas y de no ser por su soberbia, detectable casi con lupa por su disquisición menospreciativa a su prójimo, podrían ser escritos dignos de leer. Hay que señalar que las dos categorías anteriores son seguidores de medios de comunicación, donde tienen su caldo de cultivo para realizar comentarios que en ocasiones rozan hasta lo ofensivo. También se puede dar que sean expertos en el tema y con una fuerte ideología, pero siempre ocurre que una predomina sobre la otra. En cuanto a los haters aburridos son aquellos que son seguidores de todo, no suelen tener ideologías definidas, no son expertos en ningún tema y su único fin es buscar el comentario adecuado para poder participar. Hay que destacar que el porcentaje de esta categoría es alto, pues cuando están comentando en las redes sociales de los medios de comunicación, solo con leer los titulares les basta, sin llegar a profundizar en la noticia, también son los que leen los títulos en los vídeos de Youtube sin visionar el vídeo o sólo con ver una parte mínima, ya les vale. Como ya se mencionó anteriormente, existen personas que usan las redes sociales para odiarlo todo y algunos se sirven del vídeo para, bien grabarse, o hacer un montaje cuyo fin es el mismo que el que emplea la escritura.

No se puede saber donde hay mas concentración de haters, aunque muchas veces depende de la que más usen estas personas de conductas negativas, no obstante, este tipo de sujetos los tenemos en las cuatro redes sociales mas usadas a nivel mundial.

Diferencias con el troll

El troll, a diferencia, del hater es un perfil que se dedica a publicar comentarios provocadores e irrelevantes y cuya finalidad es el hostigamiento y el enfado de la comunidad de usuarios. Este tipo de personajes buscan las reacciones viscerales, por ello, no están definidos en ningún rango ya que estos, son los que crean contenidos con el objetivo de ofender. El propósito que persiguen es que surja la discusión y como en el caso del hater aburrido, lo hace por diversión. Y es que la diferencia es bastante clara, mientras que el troll busca la discusión y la ofensa, el hater es básicamente hostil, demasiado crítico y negativo, a pesar de que parezca que busque aportar nuevos puntos de vista. La principal razón de ser del hater es el ingenio aunque para ello emplee la ironía y la burla. El troll se basa en ser grosero, molesto y provocador con la intención de confundir y originar así sentimientos encontrados.

Algunos objetivos de los odiadores

Las marcas y las empresas han experimentado a lo largo de estos años, grupos de personas dispuestos a desprestigiarlas ya sean un colectivo de personas o solitarios individuos. La realidad es que antes si no te gustaba una marca o una compañía, no podías expresarlo mas que a tu grupo reducido de amistades, hoy día, esa mala experiencia la pueden plasmar en un recuadro para que todo el mundo lo lea, en ocasiones, solo lo hacen para divertirse, sumándose a la categoría de haters aburridos. Pero aunque se quisiera ignorar a estos haters no se puede si eres una empresa, o un personaje popular, hay que tenerlos más en cuenta que aquellos que halaban lo que haces o lo que representas. Aunque no hay que obsesionarse, pues si alguna de estas personas de comportamiento nocivo sólo se dedican a poner insultos, no hay que tenerlos muy en cuenta ya que los usuarios que leen a este tipo de individuos, los ignoran. No ocurre igual cuando la critica está argumentada con un comentario convincente o sencillamente llama la atención con una frase y no tiene porqué ser verdad lo que se diga en el texto. Es muy importante tener a estos haters en cuenta, pues pueden dañar en cuestión de minutos la imagen de la empresa, de la marca o del personaje popular y por ello, siempre se tiene que tener otras cuentas no vinculantes con la propia, incluso es aconsejable emplear amistades, como una buena táctica para verter comentarios hacia el hater para dejarlo en evidencia o tirar por tierra sus criticas, aunque no siempre se consigue esta finalidad, puesto que hay hater que les gusta que le echen leña para crecerse. También es cierto que estos haters hay que tenerlos en cuenta cuando tus visitas o suscriptores no llegan a mas de un millón. Cuando se supera esta cifra, a veces lo mejor es ignorar a estos sujetos porque las personas que te siguen ya realizarán el trabajo por ti, pero aún así, hay que ir mirando que no haya uno de estos haters que pueda provocar efecto dominó incendiando y contaminando al resto de personas que muchos de ellos se hacen haters por efecto contagio.

Pero por lo general, si el volumen de comentarios buenos supera al de los malos cuando tienes una cantidad de visitas razonables, lo ideal es echar una mirada a modo de control y sólo contestar a aquello que puede influir en tu red social. Muchos de los haters que atacan a las empresas, marcas o personajes suelen ser usuarios de la competencia más directa, con otras cuentas o implicando a terceros, que lo que trata es el desprestigio para ganar su particular batalla y conseguir superar las visitas de su contrario.

Imagen destacada: Josep Manel Sánchez

Anuncios

2 comentarios en “Los patrones más comunes de los haters están definidos en tres rangos

  1. Me ha parecido super interesante este artículo pero describe una realidad tan ajena que me duele la cabeza por toda la información nueva que he leído.
    Y es que, tal vez sea demasiado ingenua, pero no entiendo esta tendencia. Sí que he oído otras veces como hay gente que se escuda en el anonimato para sacar lo peor de sí mismos pero me cuesta comprender qué pueda aportarles o que alguien pueda divertirse de esta forma.
    De hecho, tengo a mi alrededor personas que pueden ser calificadas como trolls y hace tiempo que opte por ignorarlas, realmente me molestan su conducta y comentarios pero no me merece la pena entrar en esa dinámica.
    Gracias por la información porque me encanta aprender cosas nuevas y me ha ayudado a reflexionar a la vez que entender un poco más (que tampoco es mucho) a estas personas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s