Buena gente

La verdad es que muchas veces nos detenemos en ver lo malo y a la gente mala -que la hay- pero hay otra que seguramente no hace tanto ruido aunque diariamente demuestra, sin pretenderlo, lo buena que es

Marina Marcos

El otro día realicé una reseña de una película, Yo, Daniel Blake, que me encantó donde el protagonista era un hombre encantador y muy buena gente. Eso me llevó a pesar que en el día a día dedicamos mucho tiempo a gente que no siempre hace el bien -políticos a la cabeza- pero hay otros que sin pretenderlo hacen el bien siempre y no se les da la misma importancia y /o transcendencia.

Y es que la buena gente realmente a cambio no quiere, o pretende, nada. O por lo menos nada especial. Ejemplos hay muchos. Personas que a través de su trabajo y sus proyectos sacan de la rutina a otros sin que ellos se lo pidan, gente que con pequeños gestos cambia las cosas, o que hace feliz a otra casi solo con su presencia. Como ya he dicho, ejemplos hay muchos pero me gustaría hablar del caso de un padre y un hijo. No los conozco de nada pero me gustan mucho. Son José Manuel y Pablo Roas. Dos personas que podrían ser unas más en el mundo -como lo somos la mayoría- pero que corren maratones. ¿Normal? Pues hombre, para mí no porque yo corro pues, cuando pierdo el autobús y poco más, pero es que José Manuel lo hace porque Pablo solo no podría. Tiene que empujar su silla adaptada. Son, sin duda, buena gente. Y es que aunque un padre, o una madre, hace casi cualquier cosa por su hijo -eso es cierto- aquí han ido un paso más allá, uno más lejos de la rutina diaria, han buscado lo que a Pablo le hace muy feliz aunque ni él mismo supiese qué fuese exactamente eso.

Los conocí porque otras dos personas, que tampoco los conocían de nada, pedían firmas a través de la plataforma Change.org para su candidatura a los Premios Princesa de Asturias de los Deportes. Y la verdad es que es un premio que se merecen. Los premios están para reconocer a sus galardonados y no se me ocurre nadie mejor que ellos para llevárselo. Que Pepito o Juanita (que, por cierto, las mujeres no están precisamente muy prolíficas en este premio, cosa que es una vergüenza cuando son ellas las que sacan las castañas del fuego desde hace años al deporte español. Pero ese es otro tema) se lo merezcan por su medallas o porque son campeones del mundo en sus disciplinas, pues sí, también. Pero les pagan por eso, viven de eso, lo tienen todo por eso, y las buenas personas de las que yo hablo creo que se merecen, aunque solo sea un día de su vida, estar ahí arriba recogiendo un premio. Es muy probable que no lo consigan pero espero que, por lo menos, la sola candidatura de Pablo y José Manuel sirva como inspiración a otra mucha gente. Buena gente.

Imagen destacada: Change.org

Anuncios

Un comentario en “Buena gente

  1. Me encanta ese espíritu de destacar a la gente buena que nos rodea y que pasa desapercibida porque tanto los medios como nosotros tenemos la tendencia a resaltar lo contrario.
    Ya conocía el caso que cuentas y, por supuesto, firmé porque estoy super a favor de recompensar un ejemplo tan positivo precisamente porque, como dices, no piden nada a cambio.
    Gracias por poner la parte positiva en un día que no estaba siendo tan positivo para mi.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s