¿Es ésta la monarquía que el pueblo español se merece tener?

La corrupción y posterior resultado judicial que ha salpicado a miembros de la Casa Real llegan a debilitar la imagen de la realeza en España

Jose Manuel Sanrodri

Hace unos días aparecía en todos los medios de comunicación una condena de tres años al rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, más conocido como Valtónyc, por una canción dirigida al rey emérito Juan Carlos I. Con respecto a la canción, el razonamiento por el cual aplican condenas desde 24 meses de prisión hasta cuatro años viene contemplado en los artículos 490.3 y 491 del Código Penal español, haciendo alusión a las injurias a la corona. Investigando en el ciberespacio sobre el asunto, se puede encontrar que, por un caso similar, en 2007 el cantante de hip hop, Rivas Leyva, tuvo que pagar una multa de 1440 euros por un delito de injurias contra el rey, siendo el mismo motivo por el que en 2012 al grupo Ardor de Estomago hicieron pagar también una multa de 1800 euros por la letra en una de sus canciones donde ofendía la figura real.

Otros casos, donde se pueden encontrar condenas de hasta un año de prisión, son por ejemplo el de  Xabier Sánchez Eurakin en 1981, director de la revista “Punto y Hora de Euskal Herria”, por un articulo contra el rey emérito. Pero no es la única publicación que ha tenido problemas con la corona española. En la revista el jueves en 2007, en su número 1573, aparecía un por entonces príncipe Felipe con su mujer Leticia, mostrando una postura sexual explícita. Esto supuso el secuestro de la publicación, la prohibición de la venta de la revista, la confiscación del molde y el, por supuesto, cierre de la página web, todo un despliegue de medios en lo que la Casa Real consideró una caricatura ofensiva. Sin quererlo fue una campaña de marketing impensable, pues fue el año en el que más revistas se vendieron con respecto a años anteriores. La multa ascendió a unos 3000 euros, a pesar de que se pedía unos 6000.

De nuevo lo han vuelto hacer. El número 2074 de hace unos días, donde hasta el momento nadie se ha pronunciado, abría con una portada donde se ridiculiza la sentencia del caso Nóos caricaturizando a Iñaki Urdangarín con la Infanta Cristina en un “vis a vis”, en la misma pose que ya hicieran con aquel secuestro mencionado. Sin embargo, hasta en la misma monarquía hay clases, no es lo mismo ridiculizar a la figura del entonces heredero al trono que a su hermana y al marido de ésta. Dicha portada debería ser retirada, no por secuestro ni por decoro, sino porque ninguno de los dos pisará la cárcel, dada la sentencia de esta semana. Hay que recordar que cuando Juan Carlos todavía era rey, en su mensaje navideño del 2011 afirmaba que “la justicia era igual para todos”. Viendo lo acontecido está claro que sólo son palabras para endulzar la oreja de los ciudadanos españoles.

No obstante, se podrían enumerar algunas condenas, de las tantas que hay contra la monarquía como la quema de fotografías en Gerona en 2007; las declaraciones vertidas por el político Arnaldo Otegui en 2003, hasta que en 2011 el tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó al Estado español a pagar la suma de 20.000 euros por daños morales al vulnerar la libertad de expresión. Otro político que también tuvo su tropiezo con la monarquía fue José Antonio Barroso de Izquierda Unida, ya que en 2008, siendo alcalde del municipio gaditano de Puerto Real, realizó unas declaraciones que le costaron una multa de 6480 euros.

Acusaciones preocupantes contra el rey emérito

En el año 2012 al coronel del Ejercito de Tierra, Amadeo Martínez Inglés, le harían pagar la misma multa que al exalcalde de Puerto Real, por un articulo en el que acusaba al rey emérito de participar en el golpe de Estado del 23F, además de corrupción y malversación de fondos públicos, para despacharse bien a gusto nombrando el fratricidio y la alta traición en la entrega del Sahara español a Marruecos.

De todo esto no se sabe cuánto de verdad hay, lo que sí se sabe es que don Juan Carlos de Borbón cazaba animales en África. Existen documentos gráficos que lo evidencian, lo que se desconoce es con qué dinero iba a esos safaris, si con el asignado o con el público. Las famosas disculpas apenado por la matanza de elefantes asegurando que no lo volvería hacer estaban tiznadas de maquillaje. La figura que se había creado en torno a la monarquía se caía como piezas de dominó.

Si encima se le añade a este circo tres hijos no reconocidos, como Albert Sola, Ingrid Sartiau, o Alexander Larsen, fruto este último de las aventuras extramatrimoniales de Juan Carlos con la princesa Corinna. La negativa de éste a hacerse las pruebas de paternidad es claro indicio de que sí es el padre. Son muchos los que se preguntan qué oscuros secretos esconden los Borbones para que en 2014 se le concediese al rey emérito la condición de aforado, esto supondría que sólo sería juzgado por un tribunal superior o dicho de otro modo, amistades de la familia real. El articulo 56 de la Constitución Española dejó de ampararle el día que abdicó en su hijo Felipe y de esta manera se modificó la Ley del Poder Judicial afectando a la reina consorte y a los príncipes de Asturias. Para que se entienda, significa sobreproteger a una figura jurídica que ya no ostenta un cargo público. La vía de urgencia puso en tela de juicio no sólo a la monarquía sino al papel de la Constitución.

No pretendemos en nuestro artículo cuestionar a tan alta institución, ni tampoco abogamos por una república, tan sólo cuestionamos algunas de las actuaciones llevadas a cabo por la Casa Real. A día de hoy, en la España actual, existen muchas otras voces que se manifiestan como los denunciados aquí nombrados, considerando que tener una monarquía a la que no se ha votado en un referéndum es sinónimo de caducidad, aparte de no representarles como pueblo. No obstante, no vamos a valorar si es necesario o no tener un organismo de esta magnitud, sólo diríamos que si quieren que el pueblo español valore positivamente su imagen, como ocurrió años atrás, tendrán que esforzarse mucho para conseguirlo.

Imagen destacada: Flickr (Con licencia Creative Commons)

Anuncios

2 comentarios en “¿Es ésta la monarquía que el pueblo español se merece tener?

  1. Estoy de acuerdo con tu conclusión. La casa real tiene que ser ejemplo de moralidad ya que, se supone que, representan a España y sus ciudadanos.
    En la vida personal no me voy a meter pero si está claro que el resultado del caso Noos es, en el cuánto menos, sospechoso. Mucho tiene que mejorar nuestro saturado sistema judicial y lo ha vuelto a demostrar.
    En casos como este yo abogaría por una sentencia original que buscará resarcir de alguna manera el perjuicio creado.

    Me gusta

    • Es que el resumen de ese articulo o mas bien la conclusión está al final, pues la información de lo que ha sucedido se puede encontrar en muchos sitios, por eso mismo, como el pueblo cada vez cree menos en la monarquía y éstos no hacen nada para mejorarla, sólo aplican el silencio y ya pasará la tormenta y esto no es así. Creo que una buena parte de la población española quería una sentencia justa contra miembros de la monarquía, por ello, entiendo que procesados en el caso Gürtel, mismo caso que el Noos, quieran pedir la misma condena que han aplicado con el anterior caso. La verdad es que quería haber hecho un articulo sobre el caso Noos y su sentencia, pero me decanté por esos casos de delito contra la monarquía para de algún modo comparar la justicia. Me quedo con una frase que leí en un tuit que decía: “la justicia es igual para todos las sentencias no”. Muchas gracias por tus comentarios.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s