Un gran poder supone una gran responsabilidad

Los menores tienen cada vez más facilidades para acceder a los juegos de apuestas. La libertad de internet y la publicidad que reciben este tipo de páginas por parte de sus ídolos ‘youtubers’ puede provocar que muchos caigan en la ludopatía

Jesús Martinez

Imagina por un momento que eres menor. Tienes 14 años, te encanta ver los vídeos de tus ídolos, te gustaría ser como ellos, los amas: “Me encantaría ser ‘youtuber’, vivir de mis vídeos subidos a YouTube y jugando a todos los videojuegos”.

Un día llegas del colegio y navegando por tus suscripciones te encuentras esto:

O este vídeo:

O éste:

O:

Para los que no lo entiendan: Steam, una aplicación donde se reúnen multitud de videojuegos, tiene permitido comprar y vender con dinero apariencias de armas y cuchillos en su juego Counter Strike: Global Offensive. Esta temática parece granjear grandes beneficios por lo que se ha expandido a otros videojuegos como Fifa, donde puedes comprar monedas que luego cambias por cartas de jugadores.

Pues bien, ¿Qué pensará ese menor de 14 años cuando vea a su ídolo apostando monedas de las ‘skins’ y “pasándoselo a lo grande”? 

Para bien o para mal vivimos en la sociedad de Internet, donde es cada vez más fácil acceder a la red y los niños campan a su anchas. Este bombardeo de juegos de apuestas ‘online’ puede provocar grandes problemas a muchos menores. Cuando antes se empieza a jugar, más dificultades se tienen después para dejarlo.

La Ley 8/2010, de 15 de julio, de los Juegos y Apuestas dice: “Queda prohibido a los menores de edad e incapaces el uso de las máquinas recreativas con premio y de las de azar, así como la participación en apuestas y juegos de los regulados en esta ley. Y se pagan grandes multas en caso de incumplirla“.

Entonces, si en los establecimientos físicos se ha de respetar esta Ley ¿Por qué se está dejando que haya tanta publicidad en la red que afecta a miles de millones de niños?

Los culpables son 4:

Las autoridades reguladoras, que no entiendo por qué no actúan ya ¿Quizá por el dinero que hay en juego?

YouTube, plataforma que campa a su anchas y solo mira el dinero que le reportan los usuarios. Se preocupa poco por su audiencia.

Los padres, grandes culpables, pero no los que mayor culpa tienen. Una buena educación es esencial, pero no lo es todo. Controlar al 100% a un niño es casi imposible.

-Y los grandes culpables: Los ‘influencers‘. Esos ‘youtubers’ que sin moral alguna, y pensando más que nadie en el dinero, publican sus vídeos de páginas de apuestas tras recibir su cobro.

Como dijo un día Tío Ben (Ben Parker): “Un gran poder supone una gran responsabilidad”. Y parece que algunos todavía no la han asumido, y veremos si llegan a hacerlo algún día.

Imagen destacada: https://i.ytimg.com/vi/NHiy_YofR3k/maxresdefault.jpg

Anuncios

4 comentarios en “Un gran poder supone una gran responsabilidad

  1. Me parece muy fuerte que estas cosas no se controlen más, al menos desde un punto de vista ético. El título es muy acertado, hay personas que deberían pensar las cosas dos veces antes de actuar a la ligera, puesto que su poder de influencia puede perjudicar a los más indefensos… No sé que moverá este tipo de cosas, si las modas, el dinero o la ignorancia, pero de verdad que da miedo lo que pueda ocasionar.

    Me gusta

  2. Tu artículo me encanta pero la realidad que recoge me da mucha pena porque refleja cómo está involucionando nuestra sociedad en algunos sentidos.
    Me siento un poco anacrónica pero el término “influencer” me suena más a chiste que a algo real, lo cual no quita que sí sean una influencia para muchas personas y que algunas sean tan vulnerables como los menores de edad.
    Siempre pienso que todos tenemos nuestra pequeña o gran responsabilidad sobre lo que sucede a nuestro alrededor y este caso no es excepcional. El futuro de los jóvenes depende de todos. Eso me recuerda a la teoría de Bronfenbrenner que detalla cómo todos estamos afectados por los diferentes sistemas de los que formamos parte y de la relación de estos entre sí.
    Como es habitual, me dais materia para reflexionar.

    Me gusta

    • La pena es que son una gran influencia para los menores. Internet no tiene edad ni fronteras, y YouTube parece una plataforma muy segura a los ojos de los padres, pero no lo es tanto. Responsabilidad para todos, y un poco de moral. El problema es que yo creo que no se dan ni cuenta, el $$$$ es lo que cuenta.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s