La “nueva” tele

Antes en España había dos canales de televisión, después unos pocos más y ahora ya para hacer el típico “zapping” puedes tardar cinco minutos perfectamente. Y es que se están creando cada dos por tres canales nuevos donde, ¿se aporta algo realmente?

Marina Marcos 

Para los que nacimos ya con dos o tres televisores por casa no pensamos mucho en que no hace tanto solo había dos canales y que lo del mando a distancia era una cosa casi marciana. Pero ahora se puede cambiar de canal con el móvil y hay canales “hasta el infinito y más allá”. Unos formatos “nuevos” que en muchos casos crean las cadenas de televisión tradicionales, que no tienen casi contenido propio y que compran todos los programas habidos y por haber, principalmente, de los Estados Unidos: los reyes de la farándula. Y mi pregunta es, ¿de verdad es necesario?

Pues sí y no. Sí porque en la variedad está el gusto y porque no siempre con los canales de toda la vida puedes encontrar un programa que te guste; y no porque son muchas cadenas cuya especialidad es el docureality, unos formatos no siempre atractivos, como de relleno, aunque baratos de programar. Dicho lo cual, soy bastante fan de estos canales siendo actualmente mis preferidos DKISS y TEN. Y por si no os habéis introducido en este casposo y entretenido mundo os voy a desgranar algunos de los “peores/mejores” espacios:

¡Esa es mi niña! (TEN): es folclore norteamericano puro y duro. Cuenta la historia de un grupo de niñas en una escuela de baile, y ¿la danza es lo más importante? No. La relación entre la dueña de la escuela con las madres de las niñas es entorno a lo que gira casi todo. Lo que más me impacta – a la vez que engancha– es la frustración maternal volcada en las niñas. Madres que quieren subir socialmente a través del triunfo de unas personas que no saben ni lo que quieren. Cuando las oigo decir: “Mi hija es una gran bailarina”, me da la risa porque una niña a los 11 años es imposible que domine una actividad profesional. Por hacer un paralelismo de este programa es como si en España hiciesen uno con los padres de los equipos de fútbol infantiles, ¿vergüenza ajena? Sí.

Las Kardashian (TEN): hasta que estrenaron en este canal el programa no sabía mucho sobre esta familia, excepto cosas sueltas que había leído en Twitter. Y visto lo visto: sí, son superficiales; sí, son ricos a muerte; sí, están sobrevalorados y sí, les va el drama. Pero por eso mismo se ve el programa. Aunque no estoy de acuerdo con todo lo que muestran –obviamente– está claro que ninguno/a es tonto/a, al revés, y que tienen problemas como todo el mundo. Eso sí, con la diferencia de que hay mucho dinero de por medio, que aunque no de la felicidad ayuda a colorearla de rosa. Siguiendo con los paralelismos españoles aquí tenemos a las Campos que también poseen ese don de la ostentación. Pero aunque ambas familias hacen el programa por dinero, las Campos –y una muy en concreto– lo necesitan desesperadamente, en cambio las Kardashian van más por la reafirmación personal. Vamos, que se aman.

Asesinatos: DKISS tiene una retahíla de programas de asesinatos que cuando crees que ya no saldrán más siempre hay alguno en la recámara: ‘Crímenes pasionales’, ‘Infidelidades mortales’, ‘Crímenes en la red’, ‘Belleza mortal’, ‘Un asesino en la familia’ o ‘Los casos de Afrodita Jones’, son sólo algunos. Hacen una reconstrucción basada en hechos reales con actores –siempre más jóvenes y guapos que los verdaderos protagonistas– donde alguien acaba bajo tierra pero no en todos los casos hay alguien entre barrotes. Cuentan casos bastante parecidos en los que se mata por dinero pero hay otros en los que se muestran que hay gente que mata porque sí, sin más.

El sexo me llevó a urgencias (DKISS): con el título está bastante claro todo. Aunque aquí lo diferente es que en muchas historias tanto los doctores, los enfermeros y los propios protagonistas realizan las reconstrucciones. Viven dos veces lo surrealista de las historias… parece ser que contar por la tele que teniendo sexo les picó un bicho en las partes íntimas les gusta mucho a todos.

No sabía que estaba embarazada (DKISS): como su propio nombre indica también va de mujeres que tienen niños sin saber que los iban a tener. Hacen las reconstrucciones con actores mientras las protagonistas reales de la historia lo narran. Y aquí viene el, ¿puede una mujer estar embarazada y no saberlo? Pues parece que sí. Pero viendo casos te das cuenta de que algunas no lo quieren ni siquiera pensar, como un autoengaño, y otras no lo asimilan porque no les cuadra nada. Todo esto da lugar a partos en lugares extraños e historias difíciles pero bonitas de contar.

Imagen destacada: Promoción cadena FOX del programa

Anuncios

2 comentarios en “La “nueva” tele

  1. Suerte que no tenemos que competir por el mando a distancia porque cuando veo los programas que dices cambio rápidamente de canal.
    Personalmente, me encanta Netflix o Filmin (no tanto HBO o Waki) y poder elegir qué serie/película y cuando verla.
    Sin embargo, hay programas que no me importa ver como en el que ofrecen un vestido nuevo o el de la madre reformado. Y también echo de menos los que había de tartas. 😊

    Me gusta

    • El mando es uno de los mejores inventos de la Historia, muy infravalorado jeje. Siguen haciendo esos programas que dices aunque cambian mucho de hora y, a veces, incluso de cadena.

      Gracias siempre por comentar,
      Marina

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s