El medievo que te recorre el cuerpo

¡Han puesto el mercadillo medieval! ¡Vamos a verlo, cariño! Mañana a las 12 he quedado con Juana para ir, así que nada, no hagas planes

Jesús Martínez

¿Qué mueve a una persona a ir a un mercadillo medieval? O a 50 ¿Es por la novedad? Supongo que sí, por ver cosas distintas, la emoción de encontrar la joya perdida de Indiana Jones. También por el consumismo y, sobre todo, por fardar de haber ido a ese sitio. Qué sería de un lunes sin poder decirle al compañero de la oficina: “¡Buahh, chaval! He estado en el mejor mercadillo medieval, vendían hasta tractores y piscinas…”.

indiana-jones

Y es que en estos mercadillos del medievo todo es muy bonito y medieval, como las bragas, los jerséis o los salazones que te venden los tenderos. En estos lugares, los productos son muy exclusivos: joyas, diferentes infusiones, churros, elementos diversos de panadería, jabones y juguetes, y cosas de aquella época difíciles de encontrar al girar la esquina de tu casa. También son muy apreciados los DVDs de Camela o las rifas de boletos donde ves a los típicos tres pobres cleptómanos, no son más, que juegan como ‘encocados’ sin parar: “Eeaaweraweras, daaaame máaaas boleeeeeeetos, dáááááamelooooooooos”. Al final del día han gastado 100€, pero se han conseguido llevar una foto enmarcada de Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón o un mechero de los que tienen llama, ‘totally worth’.

¿Y qué me decís de la comida? ¡Dios mío! Barbacoas buenísimas, carnes de mil variedades, calamares a la romana, catalanas y de todo un poco ¡SI TENGO QUE PAGAR 100€ POR UNAS BRABAS! ¡PUES LOS ‘PAGU’! Un día es un día ¡Que estamos en el mercadillo medieval, lo traen de 1490, cojona! Sarna con gusto no pica, solo quema.

Un sitio tan apreciado, tan diferente, es normal que esté abarrotado de gente ¿Habéis visto la película de Guerra Mundial Z? Pues eso, unos encima de otros. Avanzas 10 metros en media hora y a duras penas puedes ver un puesto… Pero no pasa nada, la gente se lleva sus carritos y a sus mascotas, total, da igual tardar media hora que tres horas para recorrer 10 metros ¡Aquí hemos venido a jugar!

a22a7879-79ab-4fb9-a4b7-a147c786d930

Mercadillo Medival de Concentaina / Foto: Jesús Martínez

Y acabo con un clásico, la gente mayor que espera con la salivilla en la comisura a que los diferentes puestos de alimentación ofrezcan productos gratis. En cuanto ven que el tendero va a hacer el ademán de ofrecer algo de comida se lanzan desesperados y lo engullen, para mayor placer de sus papilas gustativas. Luego no compran nada, claro que no, la afirmación ofende, eso es gratis. Existirán algunos que tendrán su “Ruta del Picoteo” y comerán gratis a base de un poquito de aquí y de allá, pues claro que sí.

La moraleja está bien clara, no vayas a un mercadillo medieval a no ser que sean las 9:30 de la mañana y te vuelvas a casa a las 12:00 y que no hayas ido a ninguno más en todo el año, si no, NO VAYAS, AYÚDATE A TI MISMO. Gracias.

Imagen destacada: Jesús Martínez

Anuncios

Un comentario en “El medievo que te recorre el cuerpo

  1. La verdad es que me ha hecho gracia el artículo por la forma en la que está escrito pero, aún así, a mi me encantan las ferias medievales o con cualquier temática. Es una actividad distinta y en Albacete no tenemos ese problema de “overbooking” que comentas. Lo que sí me da mucha rabia es lo desorbitados que son los precios…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s