La tecnología que desafía al cerebro humano

La complejidad de crear programas de softwares que puedan pensar por nosotros ya es una realidad

Jose Manuel Sanrodri

En 1997, el por entonces ruso Gary Kasparov fue derrotado al ajedrez por el ordenador Deep Blue, desarrollado por IBM. En ese año, el progreso de la inteligencia artificial se basaba en unos 200 millones de cálculos. Apróximadamente 19 años más tarde, un software creado por Google le ganaba la partida al jugador surcoreano Lee Sedol, campeón del juego chino Go. Este programa desarrollado por la empresa británica DeepMind, propiedad del buscador más famoso del mundo, supo anticiparse a los movimientos de su oponente en uno de los juegos de estrategia mas antiguos del mundo.

La inteligencia artificial ya se puede ver en la actualidad en vehículos. A las grandes marcas de coches, como Mercedes Benz, Audi, BMW, Citroën-Peugeot, FordHonda, Kia, Nissan, Toyota, Volvo y Renault, se les une ahora la competencia de empresas tecnológicas como Apple y Google. El objetivo de este tipo de vehículos es el de una conducción autónoma. Pero no sólo los vehículos están sufriendo este cambio, también la medicina, donde ya operan máquinas capaces de realizar un diagnóstico preciso; y los robots, que han evolucionado de su forma arcaica de cubos metálicos a su condición humanoide, con un  asombroso parecido a su creador gracias a un proceso sencillo de silicona, al mas puro estilo de un figura de cera de los museos.

La inteligencia artificial va encaminada a crear una sociedad de perezosos. En un futuro no tan lejano, no tendremos que elegir la ropa que ponernos, pues un armario dependiendo de la temperatura que haya en el exterior nos seleccionará el vestuario por nosotros. Ni siquiera nos hará falta salir de casa para ir al colegio, universidad o trabajo, un software inteligente y una gafas de realidad virtual será lo único que necesitemos para no movernos del sofá. De la misma manera podremos comprar la comida del supermercado desde casa, en la actualidad ya hay aplicaciones que facilitan esta labor. Pero el dilema que se puede llegar a plantear sería si esa tecnología estaría al alcance de todo el mundo o sólo la podría obtener aquel que se lo pudiese permitir económicamente. Porque si todo lo que imaginamos, desde la compra de un billete de tren hasta complejas operaciones quirúrgicas, lo realizan las máquinas, de qué va a vivir una parte de la humanidad.

Las predicciones del cine

El cine siempre se ha anticipado a la tecnología, películas como Minority Report, donde para detectar y prevenir el crimen estaba todo conectado a un enorme ordenador; Matrix, que cuenta la vida de un hacker; o Yo, robot, donde el avance robótico doméstico plantea el mismo temor que muchos de los científicos e investigadores de la talla de Stephen Hawking, Bill Gates y Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, entre otros. El recelo de mucha gente de la comunidad científica es que exista el peligro para la especie humana de que las máquinas puedan pensar por sí solas y ocurra como en la película Terminator. Sin embargo, todo progreso conlleva un riesgo, cuando surgió el automóvil este desplazó al caballo, así como el avance de la maquinaria en las fábricas eliminó a cientos de trabajadores.

Imagen destacada: Puerta de la nube (Cloud Gate). Escultura del artista indo-británico Anish Kapoor situada en el Millenium Park de Chicago, Illinois, Estados Unidos. Cedida por un fotógrafo español.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s