Los rincones de mi casa

Todos tenemos en nuestras casas algún rincón que nos gusta: por su ubicación, decoración, contenido o comodidad. No tiene que ser uno solo, pueden ser varios y cada uno por diferente motivo

Begoña Hernández

Yo tengo esos rincones; uno de ellos es el protagonista de hoy.

Mi rincón está en un sitio con poco glamour pero tiene mucho encanto. En él convergen dos de esos motivos: el espacio y lo que contiene. Y no alargaré más el misterio, ese rincón está en el cuarto de baño -espacio poco glamuroso- pero donde tengo algo tan especial como mis libros infantiles, forrados para no estropearlos o con los lomos despegados de tanto uso; también están las pequeñas guías  que he utilizado en mis viajes, llenas de cartulinas con apuntes.  Por último, queda una sección de cuentos cortos.

20151023_192107

Para sujetarlos utilizo botellas vacías de colonia o algún objeto de decoración. Tiene cerca otra pequeña estantería donde hay más mezcla, con unos libros diminutos de la colección “Amor es…”, minúsculas guías del Museo del Prado y unos cuantos libros raros que probablemente no he leído.

¿Por qué los tengo en el baño? Pues en principio no es por decorar; mi casa está tan llena de libros que no me caben en ningún otro sitio. Intento hacer limpieza pero, ¿de qué libros me desprendo? Es una decisión difícil y cada vez que intento quitar alguno, vuelven al sitio.

Mis libros tienen 20, 30, 40 y algunos 50 años. Sí, han estado toda la vida conmigo y entonces me pregunto “¿cómo voy a ser capaz de deshacerme de ellos?”

20160214_163731

Es triste ver, cuando se vacía una casa, que lo primero que va a la basura son los libros y nadie se da cuenta de que esos libros de tapas de cuero y papel cebolla son algo que sus hijos no van a ver nada más que en las bibliotecas o en los museos. Veo a gente recogiéndolos de los contenedores y llenando hasta los topes carros; sacándolos de los contenedores, está claro, pero lo que no me queda tan claro es por qué unos “herederos” se deshacen de esas pertenencias de padres, tíos u otros familiares, tirándolos a la basura. No tenemos en cuenta que dentro de esos libros se pueden encontrar auténticos tesoros: cartas de amor o facturas atrasadas, notas de compra o de asuntos por resolver, pensamientos nunca expresados que nadie leerá porque nadie ha hecho el esfuerzo de mirar dentro de esos libros o tan siquiera de guardarlos para el disfrute de otros.

Yo guardo los míos donde puedo y, aunque creo que no contienen nada que pueda dar señales de mí en el futuro, no por eso pienso que sean menos importantes y que mis hijos o mis nietos no puedan disfrutar con ellos. Por eso los seguiré guardando donde encuentre hueco y seguro, seguro que los apreciarán.  Además, otro factor que apoya mi teoría es la diversidad de temas que componen mi biblioteca: viajes, misterio, rutas, geografía, arte, fotografía y pintura, mucha pintura.

¡Si alguien que lo lea decide conservar los libros en un futuro, habremos ganado algo!

Imágenes: Begoña Hernández

Anuncios

3 comentarios en “Los rincones de mi casa

  1. Jamás tiraría un libro a la basura, me da mucha lástima hasta tirar la ropa vieja que se estropea.
    Sin embargo, tampoco soy de guardar películas o libros que ya he visto. Es muy raro que vuelva a leer el mismo libro dos veces y me agobia ver cosas alrededor que no utilizo así que los llevo a la librería Circus donde también compró muchos libros usados o los regalo.
    Me ha encantado la idea de transformar el baño en rincón de lectura, tiene sentido porque muchos solemos leer en nuestros momentos All Bran.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s