La realidad del engranaje humano que se tapa con una venda

Mi vida ha sido siempre absurda y sin brillo, fruto de esta inquietud perenne me da por fijarme en la gente de la calle que se cruza a mi alrededor. Siempre he creído que el entorno que me rodea es un escenario en el que actuamos. Porque nuestro guión está condicionado a lo que hacemos, en ese representativo teatro de la vida

Jose Manuel Sanrodri

Pues como decía antes, mis ojos transitan en la búsqueda de rostros que apenas conozco y entonces pienso: toda esta gente es ajena a mi angustia y mi sufrimiento, como lo soy yo de sus pensamientos. Veo que hay indiferencia, también hay distancia palpable, cada vez más. Posiblemente motivada por las nuevas tecnologías o por la despreocupación de no querer aproximarnos a nuestros semejantes. Un ejemplo de ello es en el que se ve a un chica que para decirle algo a su mejor amigo, que está junto a ella, lo hace a través del teléfono móvil. Es probable que lo haga para ahorrarse saliva. Pero lo importante del asunto es que nadie piensa en el dolor ajeno, si no le toca de cerca y las miradas llenas de angustia, las evitamos con indiferencia.

A veces creo que a todos les vendría bien tomarse una infusión de agua cristalina, porque la insensatez del abuso y uso que hacemos de nuestros recursos naturales, no tienen límite. Suelo creer, que todo el mundo piensa en que la desertización de los suelos fértiles y de las emisiones de gases determinados por el uso de combustibles fósiles, causantes del efecto invernadero y que perjudican a nuestro planeta. Pero si preguntase al azar a cualquier persona que me encontrase por la calle, sus problemas serían otros muy distintos a los míos. Se acuerdan más de personajes de espectáculos televisivos que de lo alarmante que puede llegar a ser que la elevación de los océanos aumente unos 18 centímetros, o que se produzca la licuefacción en el Antártico, teniendo en cuenta que esta isla de hielo tiene unos 8.000 kilómetros cuadrados. A nadie le importa este dato y sobre todo, cuando se acerca el verano lo que más le preocupa a la gente es si va hacer sol o no, para ir a darse un baño al mar y, cómo no, para relacionarse socialmente luciendo un cuerpo de gimnasio.

Leí hace poco, que se pretendía satisfacer las exigencias de los pueblos más pobres y en crecimiento, sin que ello represente un problema ante el nocivo modelo de desarrollo de los países ricos. Es evidente que cuando se reunieron para debatir este tema no había una crisis global, porque no veo ninguna mejora en esa propuesta. En las teorías explicadas del Worldwatch Institute, la expansión de la economía mundial que se inicia a partir de 1950, supone que las demandas humanas de recursos cada vez mayores, rebasan la capacidad de la renovación de los sistemas naturales de la Tierra. En verdad, ¿a quién le importa estos datos? Que disminuya la extensión de los bosques no preocupa a nadie, tampoco la erosión de los suelos o la desecación de los lagos, por no decir la desaparición de muchas especies. El paralelismo del ejemplo que voy a plantear, tal vez no sea adapte a una realidad futura, pero para mi, supone un acierto comentarlo. En la conquista de los Estados Unidos de América, los nativos pasaron de ser parte de la tierra antes de su conquista, a vivir en reservas, para que en la actualidad apenas quedan unos pocos supervivientes de aquellos indígenas que se convertían en los malos de las películas hollywodienses. Esta similitud, estoy convencido, le sucederá a las especies animales, confinadas en reservas para su protección, ante la creciente demanda de la caza indiscriminada del hombre.

Está claro que 23 años han pasado desde la conferencia de Rio, y la evolución de ese desarrollo económico ecológicamente sostenible tan trascendental no se ha producido como se debía esperar. Los objetivos de los científicos es que los gobiernos financien sus investigaciones para crear nuevos tipos de animales o vegetales, ajenos al fenómeno destructor que sigue su curso. Pero la gente de a pie, que puede ser ese granito de arena que haga crecer la duna del cambio, prefieren estar exentos del problema y esperan que todo esto lo arreglen otros, cuando realmente el error, es esperar lo inevitable.

Imagen destacada: Josep Manel Sánchez y su foto titulada “basura metida entre engranajes del sistema”

Anuncios

2 comentarios en “La realidad del engranaje humano que se tapa con una venda

  1. Honestamente no sé ponerme en la cabeza de los políticos, tal vez sea un mecanismo de autodefensa ignorar ciertas realidades que realmente están convencidos de que no pueden cambiar pero sino son ellos ¿quién puede poner medidas?
    Es cierto que cada ciudadano tenemos nuestra pequeña parcela de responsabilidad pero preocuparse no es suficiente. La inmensa mayoría de la gente compartiría tu preocupación si la planteas de forma científica pero esta claro que no cala suficiente como para cambiar nuestra vida cotidiana.
    También puede ser porque estamos acostumbrados a recibir órdenes y directrices de otras personas. Desde pequeños se nos educa en la obediencia a los adultos, sobre todo nuestros padres y profesores; crecemos con la confianza de que otros saben más y decidirán lo que es mejor. En parte es positivo porque debemos delegar ciertas cosas en ciertos profesionales pero creo que no hemos encontrado un equilibrio en este sentido.

    Me gusta

    • Sabes, estoy convencido que si hubiese un interés económico por medio ya hubieran creado una ley para obligar de una forma u de otra al ciudadano a cumplir esa ley.
      Pero esto ocurrirá cuando ya el remedio nos aplaste y tengamos que poner medidas drásticas y todo por no haber prevenido antes. Con todo lo que has dicho, estoy totalmente de acuerdo.
      Jose Manuel

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s