Temas tabú: la Muerte

Fallecer forma parte del ciclo natural de la vida. Pero no todos lo ven de esa forma y el tema se convierte en algo prohibido. Esta es una reflexión personal sobre ese acontecimiento y la forma en que lo tratamos

Llanos de la Rosa

Entre helados y paseos estivales, me encontré hace unos días hablando con una amiga de cuestiones triviales. Dimos un buen repaso a todos los temas que surgen del azar y que se enlazan unos con otros sin que te des cuenta. De pronto, nos vimos hablando de algo de lo que parece poco oportuno hablar en numerosas ocasiones: La muerte.

Ambas habíamos tenido que dar el pésame a personas cercanas hacía poco tiempo y comentamos nuestras experiencias. Entonces surgió una duda. ¿Por qué la muerte es un tema tabú? No nos metimos en el dolor que supone ésta, ni en lo trágica que resulta a veces. Simplemente nos planteamos por qué la gente se espanta cuando se comenta, por ejemplo, lo que uno quiere que se hagan con sus restos. Como si por no hablar de algo no fuese a suceder.

Quizá por cómo he sido criada, y porque uno de los miembros de mi casa se lo toma todo a risa y se caracteriza por su humor negro, a mí no me resulta incómodo el tema. Tal vez, también, sea porque aún soy joven y veo la pérdida de la vida como algo lejano –aunque la juventud no sea una salvaguarda-. El caso es que en mi círculo, el tema nunca ha estado vetado, aunque tampoco sea el tema principal en las comidas, claro está.

Otra cuestión es la sobreprotección con los niños. ¿Hasta qué punto es sano ocultarles el tema? Debe existir un término medio entre esa negación y lo que los medios de comunicación nos han acostumbrado a ver cada día: muertes, como si se tratara del parte meteorológico, que no hacen más que insensibilizarnos ante determinadas tragedias.

Algo que también me sorprende entorno al tema es cómo hemos pasado de un extremo al otro a la hora de velar a nuestros muertos. Si hace unas décadas -y no tantas- velar a los muertos era un ritual  que se celebraba en las casas durante muchas horas y en un ambiente de solemnidad y acogimiento casi macabro y tétrico; ahora ir a un tanatorio supone casi un acto social. Por suerte, no me veo obligada a acudir demasiado a menudo a este lugar, pero cada vez que lo hago, me sorprende cómo la gente aprovecha para ponerse al día entre cotorreos en voz demasiado alta y cómo lo de velar al muerto poco menos que se convierte en una reunión de amigos. Por no hablar de aquellos que acuden con la única intención de enterarse del mayor número de detalles posibles sobre la muerte del fallecido. Hablo solo de algunos casos, que conste. Eso sí, a pesar de este comportamiento, hablar del tema sigue siendo tabú.

Sea como sea, creo que morir forma parte de la vida y que, tal y como en vida queremos planificar o tener algo claro nuestro futuro, también debería ser así para el día de la muerte –más si tenemos en cuenta la faena que supondría para nuestros familiares no dejarnos los “deberes hechos”-.

La muerte es cuestión de culturas, más bien de personas, y en cada una se lleva de una forma, todas ellas respetables. Pero, en mi humilde opinión, todavía nos queda madurar con el tema.

Imagen destacada: El velatorio, por Eugene Smith en 1950 en Deleitosa (Cáceres).

Anuncios

Un comentario en “Temas tabú: la Muerte

  1. Yo recuerdo haber comentado esta entrada ¿no? Ya no sé distinguir lo que hago de lo que pienso que tengo que hacer.
    En fin, naturalidad esa es la clave. Ni obsesionarnos ni evitar ningún tema.
    Entiendo que no es un tema agradable como para repetirlo cada día pero es parte de nuestra cotidianidad aunque no queramos mirarlo más que cuando es inevitable.
    Son temas muy distintos pero me recuerda al dentista. Por distintas circunstancias tuve que ir bastante a su consulta durante mi niñez así que no me suponía ningún trauma como sé que le supone a las personas adultas que tienen que acudir por primera vez
    Al final, la mayoría de las cosas se pueden reducir a un miedo a lo desconocido que hace que llenemos ese vacío con fantasías que suelen ser más terroríficas que cualquier realidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s