Personajes de biblioteca III

Recta final de la convocatoria ordinaria para los exámenes finales. Y, todavía seguimos encontrando nuevos personajes en las salas de estudio. Recogemos otra tanda de estos en este tercer capítulo

Llanos de la Rosa

Antes de descubrir, o reconocer, a este nuevo grupo de personajes de biblioteca, podéis recordar los anteriores de la lista en el capítulo I y el capítulo II.

11. El tecnológico. Se sentará en su puesto y, con tranquilidad, sacará el ordenador portátil. Mientras se enciende, revisará sus mensajes en el telefóno móvil (también los hay que miran la tablet) y, finalmente, se colocará los auriculares para escuchar música desde el dispositivo correspondiente. Las marcas de estos pueden ser diversas pero, con casi toda seguridad, un tanto por ciento bastante elevado de los de este grupo, tendrán un aparato de la manzana. Con tanto despliegue tecnológico, no tenemos muy claro si han ido a la biblioteca a estudiar o a presumir de aparatejos.

12. El sediento. Deben de estar más secos que un cactus, porque con ellos llevan una botella de agua de las de dos litros, pero, además, aprovecharán el descanso para comprarse un refresco o cualquier otra bebida, si es que no lo han sacado ya de su mochila.

13. El dormilón. No hará ruido y no molestará a nadie, salvo a sí mismo. Sus ojos se cerrarán durante más tiempo del habitual, su cabeza caerá hacia adelante sin cesar. El pobre, intentará ponerle remedio saliendo a tomar un rato al aire o recurriendo a la máquina de café o a las bebidas energéticas. Sentirás tanta compasión por él, que te darán ganas de levantarte y pedirle que se vaya a casa a echarse una siesta. Total, esa tarde no le cundirá nada, solo le servirá para quitarse el cargo de conciencia.

14. El cabeza de turco. Seguramente los haya mucho más ruidosos y molestos que él (véase personajes de entradas anteriores, como ‘los cuchicheadores’ o ‘el ruidoso’). Pero será a él con quien la tome el bibliotecario o el resto de estudiantes. Desde el click del ratón de su ordenador, hasta que se le caiga algo o que haga un solo comentario a alguien. La tomarán con él y le chistaran o se le acercarán para pedirle que deje de hacer ruido cuando apenas lo ha hecho.

15. El paranoico. Este personaje es el que le pide silencio al anterior personaje por cosas y acciones casi imperceptibles -como el citado click-. Pero, además, mostrará otros comportamientos que casi podríamos clasificar dentro de los denominados TOC: colocar todos los bolis en fila y ordenados por colores o tamaños –y, por supuesto, que sean siempre de la misma marca-; hacer descansos solo en horas en punto (con el minuto exacto); sentarse siempre en el mismo sitio y ponerse nervioso el día que esté ocupado; desechar esquemas o apuntes cuando no estén perfectos al milímetro… Y un sinfín de manías que igual te resultan incomprensibles –pero sin olvidar que tú seguramente tengas las tuyas propias-.

Imagen destacada: actualidaduniversitaria.com

Anuncios

Un comentario en “Personajes de biblioteca III

  1. A veces tengo la impresión de que escribo comentarios y se borran… En fin, yo soy lo suficientemente tenaz como para volver a escribir lo que se me pase por la cabeza.
    Además que viene muy a cuento lo de los personajes de biblioteca que aquí estoy en el ordenador tratando de completar mis temas de oposiciones con información de Internet. En este caso con el decreto de currículo de Primaria que es tan interesante como suena.
    Pronto volverán los personajes de biblioteca como las golondrinas del poema pero con menos lirismo 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s