Personajes de biblioteca II

Desde Perdidos a la Mar queremos animar a todos esos que este mes están sufriendo, además de la llegada del calor, la llegada de los finales. Y qué mejor manera que pudiendo poner nombre al resto de estudiantes con quien os cruzáis. Aquí la segunda parte de esta recopilación

Llanos de la Rosa 

Continuamos con esa lista de personas características durante estas semanas en las salas de estudio. Gracias a los que habéis aportado ideas. Antes de seguir, podéis recordar la primera tanda aquí 

6. El eterno resfriado. A comienzo de curso será la paulatina llegada del frío; en invierno, las bajas temperaturas y defensa;, en primavera, la alergia sumada a los eternos contrastes de esta época… En definitiva, dará igual que sea diciembre o agosto: Siempre estará constipado. Y lo que esto implica; toses cada vez más prolongadas y menos espaciadas en el tiempo. Y, por supuesto, mocos. No sabrás cuáles son peores, si los que no dejan de sorberse o los que se suenan haciendo sonar su nariz cual trompetilla. No tenemos nada contra este personaje, pobrecillo, bastante tiene con lo suyo. Pero sí contra aquellos que exageran sus carraspeos o ruiditos de nariz.

7. La modelo. Sí, probablemente tú seas de los/las que van a la biblioteca sin peinar o con un recogido bastante chapucero. O de los que apenas ha tenido tiempo de lavarse la cara. O de los que ni siquiera se ha dado cuenta de que lleva una mancha en la camiseta. O de lo mal combinado que va. O todo a la vez (mea culpa). Pero frente a eso, verás aparecer a una chica que parece sacada de un anuncio. No sabemos cuántas horas ha pasado en casa antes de ir a la biblioteca (probablemente más de las que va a estudiar), pero sí que ha echado buena jornada entre arreglarse el pelo, maquillarse y elegir el atuendo. Tanto esfuerzo, por supuesto, debe ser lucido. Así que, la verás varias veces pasear por la sala. Te deseamos suerte y que no lleve tacones.

8. Los sin casa. Nadie sabe qué día empiezan sus exámenes ni si los acabarán algún día. Lo cierto es, que vayas a la hora que vayas, sin importar el momento de la semana, ahí estarán. Solo se levantarán de su puesto para tomar algo o ir al baño, pero no tardarán ni medio minuto en volver, no hay tiempo que perder… Lo peor no será eso, si no que te irás a casa y ellos aún se quedarán ahí, haciéndote sentir mal, porque a saber cuántas horas echan ellos al día. Después de un tiempo, empezarás a sospechar que no tienen casa.

9. El cazador. Si quieres encontrar al chico o chica más guapos de la biblioteca, este es tu personaje. Bastará con que sigas su mirada para descubrir a quién observan tan detenidamente, y ahí tendrás al bellezón de la sala. Es como una especie de cazatalentos, pero de hermosura. Puede que hasta le oigas suspirar en uno de sus ‘empanes’ o que le veas pavonearse delante de su presa. Te engancharás a su historia y querrás saber si finalmente triunfa.

10. Los cuchicheadores. Todos tenemos cosas que contar a nuestros amigos o compañeros, y más en épocas de exámenes, donde cualquier excusa es válida para no estudiar. Además de esto, ¿quién no ha hecho algún breve comentario superfluo al compañero de al lado entre tocho y tocho de estudio? Pero debemos recordar que en una biblioteca, hasta hablar en voz baja puede resultar molesto, y más si se hace de continuo; un factor distractorio. Por cierto, cuchicheadores, tampoco es preciso que comentéis con tanta pasión cada línea que estudiáis 😉

Continuará…

Imagen destacad: albacete.es

Anuncios

2 comentarios en “Personajes de biblioteca II

  1. Seriamente propongo que se prohiban los tacones en las bibliotecas :@
    He de reconocer que llevo más de una semana en el primer grupo, la gente me mira pero no es culpa mía tener tantos mocos 😦
    Yo pensaba que los cuchicheadores estaban en extinción ahora que podías mandar whatsapp al que está al lado. He de decir que en mi época previa recurría a las clásicas pero encantadoras notitas, también es cierto que eso era silencioso pero la risa contenida no XD
    P.D.: ¡Me encantan tus artículos de personajes! De vez en cuando voy por la calle pensando cómo actuarán en la biblioteca, borrachos… Creo que todos llevamos un personaje dentro (o más de uno).

    Me gusta

    • Yo entiendo que existan personas coquetas y presumidas, pero siempre y cuando eso no moleste a los demás. Por lo demás, me hace gracia ese afán de ir tan mona siempre jajaja. Respecto a los mocos, todos hemos pasado por esas épocas, pero creo que hay algunos que se exceden con los síntomas… Y los cuchicheadores ahí siguen, no han mutado, pero sí han aparecido nuevos tipos y subcategorías.

      ¡Muchas gracias por los ánimos! Seguiré sacando personajes de todas partes 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s