Amor pulquero

En la música, como en la vida, el amor verdadero surge si saltan chispas en el encuentro. Y eso no todos los grupos lo consiguen. La Pulquería volvió a demostrar el pasado Viña Rock que sabe hacerse querer y enamorar

Llanos de la Rosa

Y el día en que te marches,

no será triste ni me alegraré

-No hay amor, La Pulquería-

Pero lo cierto es que sí, que será muy triste. Al menos para mí lo será cuando acabe esta  gira de despedida de La Pulquería.

En el mundo de la música, uno sabe que un grupo es realmente bueno -o malo- cuando tiene la oportunidad de acudir a uno de sus conciertos. Yo puedo presumir de haber asistido a muchos directos en mi vida. Y también puedo mostrar mi decepción por lo que han sido algunos de ellos, en especial uno. Pero ahora quiero hablar de los buenos. Mejor dicho de EL bueno.

Hace una semana que estaba en el festival de música Viña Rock. He de decir que, en esos días, me gusta acudir a cuantos más conciertos mejor, y que disfruto bastante con la mayoría de ellos. Pero uno de los que esperaba con mayor deseo era el del grupo La Pulquería. Ya los había visto en directo en la feria de mi ciudad, Albacete, hacía 3 años. Aunque entonces solo conocía un par de canciones. Y fue a partir de aquel primer encuentro cuando comencé a escucharles con asiduidad. Me enamoraron con aquellas canciones en vivo. Si alguien consigue que te enganches a ellos por su espectáculo, significa que son realmente buenos. Primera prueba superada. Comenzaba nuestra historia de amor.

Así, muchas de sus canciones se convirtieron en mis lemas vitales. Y sus melodías en mis compañeras de motivación los días en que necesitaba venirme arriba o un chute de energía. Ya solo me quedaba esperar -eso sí, muy impaciente- a nuestro siguiente encuentro.

El momento tan ansiado llegó el 1 de mayo de 2015. Tiempo antes, cuando se anunció su participación en el festival, ya comencé a vivir emocionada. Más sabiendo que ese día podría ser el último que los viera en directo de nuevo. Qué relación tan breve.

No fallé a la cita. Y ellos tampoco. Volvieron a hacer de las suyas haciéndonos saltar, bailar y emocionarnos con canciones como  Always, El gran chingón, Gitano o Pancho tequila. Por cierto, tequila también hubo para algunos afortunados de las primeras filas. Además, entre casi hundir el suelo y rancheras, hubo tiempo para hablar de la vida o el amor. Porque ellos son así, no les basta con que escuches sus canciones, que para eso ya tienes el reproductor en casa. Quieren que las vivas, que las sientas y que en el transcurso les conozcas un poco. Porque La Pulquería es de esos grupos que se deja le piel en un directo. Y hace que tú te la dejes.

Una hora que supo a poco. Una hora de la que salí con una sonrisa de oreja a oreja. Pero por la que luego me puse triste. “Y el día en que te marches…” Será triste para mí. Porque yo quiero le pido a estos genios:

Mátame de placer,

No me dejes en paz,

¡desésperame!

-Always, La Pulquería-

Imagen destacada: bythefest.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s