El manual del buen abuelo

La Sonrisa Etrusca es un libro en blanco en el que José Luis Sampedro dibuja la metamorfosis de un abuelo uraño, ex partisano y atentado por un tumor -o Rusca, como lo llama él- a quien un cambio de aires -y de vida- le hace replantearse su existencia, en el último tramo de la misma

Santiago Vilella

Título: La sonrisa etrusca

Autor: José Luis Sampedro

Editorial: DeBolsillo

Año: 2008

Páginas: 336

Temática: Narrativa española

Hay momentos que llegan sin más y hacen que te replantees el transcurso de tu vida hasta ese instante preciso. Es ese cambio, ese click, esa acción que desencadena un efecto mariposa en ti lo que narró José Luis Sampedro -escritor, humanista y economista- en La Sonrisa Etrusca.

Este libro llegó a mis manos, llegó a mi vida, por casualidad, una de esas veces que te paseas por la sección de libros en unos grandes almacenes y te tropiezas con uno cuyo título y cuya sinopsis te atrapan. Así fue.

Y así se convirtió en uno de los libros que más me ha llegado a la patata, aunque tengo que dar la razón a algunos de los redactores de De Perdidos a la Mar que, bajo mi recomendación, han decidido leérselo: es cierto que es un poco lento en algunos tramos pero la historia así lo pide.

Sampedro nos transporta al norte de Italia, nos transporta a Milán. Personalmente he tenido la oportunidad de pasar, fugazmente, por la capital de la moda italiana y me llevé la misma impresión que intenta transmitir el autor al comienzo de la obra: la de una ciudad hostil y fría. Quizás, en mi caso, porque llegué a las tantas de la madrugada y Milán tenía que lucir así, por necesidad; quizás porque el protagonista, Bruno, procede de un cálido y tranquilo pueblo calabrés, nada comparable al frío norte italiano.

Bruno emprende ese viaje, muy a su pesar, por motivos de salud. El comienzo de un cáncer, y el anhelo de la mujer de su hijo de querer curárselo en una de las mejores consultas milanesas, le lleva a descubrir una nueva Italia. Allí conoce a su nieto, recién nacido, su mejor medicamento y con el que crecerá personalmente. En la capital lombarda también conocerá a otros personajes que le harán sentirse muy valioso, con los que conocerá a otro Bruno, y a través de los cuales aprenderá que el bienestar no viene ligado al lugar en el que residas, sino a las personas que allí conozcas.

Seguramente sea mi propia experiencia vital, como nieto, la que hizo que esta novela se alzara con los primeros puestos de mi lista personal de Mejores Libros. Pero precisamente en eso consiste la literatura, en encontrar un historia que puedas hacer tuya, en hacer propias las palabras o imaginaciones de otros. En disfrutar, al fin y al cabo. Y yo lo hice.

Imagen destacada: Catedral del Duomo Milán / Pixabay.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s