La historia hecha historia

A veces la historia, contada de un modo puramente técnico y sin ningún tipo de “adorno” literario, puede resultar aburrida. Ken Follet hace que la historia, sin dejar de contártela como realmente fue, se convierta en un best seller

Sonia Caballero

Ficha técnica libro:

Título: La caída de los gigantes

Autor: Ken Follet

Editorial: Plaza & Janes Editores

Año: 2010

Páginas: 1.024

Temática: Novela, Historia, 1ª Guerra Mundial

La historia empieza en 1911, el día de la coronación del rey Jorge V en la abadía de Westminster. El destino de los Williams, una familia minera de Gales, está unido por el amor y la enemistad al de los Fitzherbert, aristócratas y propietarios de minas de carbón. Lady Maud Fitzherbert se enamorará de Walter von Ulrich, un joven espía en la embajada alemana de Londres. Sus vidas se entrelazarán con la de un asesor progresista del presidente de Estados Unidos, Woodrow Wilson, y la de dos hermanos rusos a los que la guerra y la revolución les ha arrebatado su sueño de buscar fortuna en América. Tras el éxito de Los pilares de la Tierra y Un mundo sin fin, Ken Follett presenta esta gran novela épica que narra la historia de cinco familias durante los años turbulentos de la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa y la lucha de hombres y mujeres por sus derechos.

Algún profesor de Historia Contemporánea (y pienso en uno en concreto ahora mismo) me mataría por escribir lo anterior y lo siguiente, pero, qué le vamos a hacer, pienso así y creo no ser la única.

Hace mucho tiempo que tenía pendiente esta lectura y hasta ahora lo había ido aplazando por otras lecturas. La semana pasada por fin terminé esta novela y me dejó un buen sabor de boca.

Como ya me pasó anteriormente con Los pilares de la TierraUn mundo sin fin, Ken Follet ha logrado atraparme. La caída de los gigantes es historia pura y dura, presenta fechas de importantes acontecimientos históricos y los cuenta de manera que el lector realmente los viva. Además, a pesar de que el autor utilice personajes ficticios (algunos sí son reales), respeta mucho los acontecimientos y trata a los personajes históricos de una manera que encaja en sus personalidades. Él mismo lo explica así: “…Los lectores me preguntan dónde trazo la línea entre realidad y ficción. En algunos casos […] mis personajes ficticios están presenciando un acontecimiento que sucedió de verdad […]. En ciertos momentos un personaje real va a un lugar ficticio […]. Cuando los personajes reales mantienen conversaciones con mis personajes ficticios, acostumbran a decir cosas que realmente dijeron en algún momento […]. Mi regla es: o bien la escena sucedió, o bien podría haber sucedido; o se pronunciaron esas palabras, o se podrían haber pronunciado. Y si encuentro algún motivo por el que la escena no podría haber tenido lugar en la vida real, o por el que las palabras no podrían haberse pronunciado -si, por ejemplo, el personaje se encontraba en otro país en ese momento-, la elimino”.

Esa rigurosidad es lo que me gusta de Follet y por lo que creo (y yo si fuera profesora lo haría) que se debería mandar esta lectura a los estudiantes de bachillerato. Porque es amena y además se aprende. ¿Por qué no puede ser la historia una historia (perdónenme la redundancia) contada para amenizar?

PD: Acabo de empezar El invierno del mundo, que es la segunda parte de esta trilogía y habla de la Guerra Fría. Pinta muy bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s