Cuando ni se puede reír por no llorar

Los titulares de La Razón casi nunca destacan por su objetividad, por no decir nunca. Muchos son los que se los toman a risa, por no llorar. Pero, a veces, sobrepasan el límite y no dejan hueco ni para las bromas

Llanos de la Rosa

En España contamos con numerosas publicaciones de humor: El Jueves, El Mundo Today, Revista Mongolia, La Razón… “¡Espera, espera! Esta última…”, dudaréis algunos. Pues sí, la incluyo porque soy de esas personas que a veces lee éste y otros periódicos como ABC (apasionante, por cierto, en cuanto a consejos sobre comportamientos sexuales), o que ve 13TV o Intereconomía para echarse unas risas. Porque si me los tomara en serio, viviría en un estado permanente de enfado.

Y, así, sobrevivo a todas las patadas que estos medios le dan al periodismo que dicen practicar. Pero hay cosas que no puedo tolerar y de las que no puedo sacar ni la parte graciosa.

Voy a explicar el contexto de mi reciente indignación con el panfleto periódico que dirige Marhuenda. Rubén Castro es delantero de fútbol y, actualmente, milita en el Betis. Como buena futbolera que soy, debo reconocer que, a nivel deportivo, es un jugador digno de admirar: máximo goleador de su club durante cuatro temporadas (en la cuarta, además, se convirtió en el máximo anotador de la historia del Betis). Hasta aquí todo bien.

Pero el éxito profesional, no convierte a Castro en un triunfador a nivel personal. En 2013 fue detenido por presunta agresión a su expareja. Fue puesto en libertad con cargos y orden de alejamiento. En  2014 se dictó un auto de procesamiento contra él por cuatro delitos de maltrato y otro de amenazas leves hacia su exnovia. Sobra decir lo enferma que me pone que sigan dándose en nuestro país casos de maltrato de género.

Así que, cuando vi este vídeo, las náuseas me invadieron. Aún así, me auto consolé convenciéndome a mí misma de que solo era un grupo de energúmenos, que no toda la afición pensaba esto, que eran únicamente una minoría. Mi enfado no se había ido, pero ya sabía controlarlo. Y, entonces, me topo con esto:

http-www

Edición La Razón en su edición andaluza del pasado lunes

Esta vez, no podía recurrir ni a la ironía, ni a un chiste fácil, ni a bromear fingiendo ser lo que no soy. Nada. Es lo que es. Lucas Haurie no pudo estar más desafortunado. De este titular, se pueden pensar dos cosas:

  1. El periodista desconocía toda la historia entorno al jugador bético. Aunque esto no le justifica ya que,  el que lo desconociera, mostraría su incompetencia como comunicador.
  2. El periodista sabe lo que pasa y decide “crear tirón” de ello (y encima, podríamos pensar que deja entrever su apoyo a Castro, ironizando).

Llámenme malpensada, pero es que dudo tanto, tantísimo, que el primer punto sea lo que de verdad ocurrió… Y, en última instancia, ¿es culpa del periodista? ¿Del corrector que no le llama la atención? ¿Del redactor jefe de Sevilla que permite que eso se publique? Sea de quien sea, sigue resultando de muy mal gusto este símil. Anda que no hay otros menos provocadores, eso sí, pero al menos respetuosos.

He rastreado por Internet en busca de un Libro de Estilo del diario. No lo he encontrado, si alguien conoce de su existencia, que lo comparta. Para los que no sepan del mundillo, los medios de comunicación suelen contar con uno de estos manuales. En él, se regulan normas básicas sobre escritura y otras de mayor carácter moral. Me interesaba encontrar el de La Razón porque me gustaría leer ese apartado en el que se hace alusión al empleo de expresiones o frases que puedan conducir a la apología de la violencia, racismo, terrorismo, machismo etc. Ya que, otros periódicos, como El País o El Mundo, sí cuentan con ese apartado.

Como parece que a Marhuenda, y a todos en los que delega, les importa poco o nada que esto pase en su diario, pero a mí me importa mucho, lo digo aquí por si me leyera: su periódico, desde ese día, ya no me provoca risa. Me provoca ASCO. No lo haga por mí, que jamás me gastaré un mísero céntimo en su periódico, hágalo por sus lectores: tenga un poco de decoro periodístico.

Imagen destacada: www.diariogol.com

Anuncios

2 comentarios en “Cuando ni se puede reír por no llorar

  1. Tu artículo me encanta pero yo soy de las del 1º grupo que vive en un estado casi eterno de enfado en cuanto enciende la televisión o cambia de emisora en la radio más allá de las de música (y a veces hasta con ellas).
    También soy del otro grupo porque descubrí a este futbolista a raíz de las noticias que comentas como antecedentes así que es fácil imaginarse mi estado de ánimo…
    En cuanto al periodista en cuestión y su desafortunado titular (por ser suaves) también soy de un 3º grupo que tiene poco “sentido del humor” (creo que eso se deduce del 1º apunte) así que con mucho menos ya estaría indignada.
    Conclusión, comparto totalmente tu protesta y ojalá que tu protesta sirva.

    Me gusta

    • Creo que hay mil formas de hacer un titular vistoso y llamativo, sin necesidad de recurrir a lo fácil, al morbo y al amarillismo (y esto por decirlo suave…). No sé yo si servirá de mucho esto, pero al menos, que se vaya viendo por internet que muchos no compartimos su forma de hacer periodismo (en esta y otras ocasiones)

      Gracias por leernos y por dejarnos tus comentarios 😉

      Llanos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s