Zascas como panes

portada-todo-lo-que-era-solido-munoz-molina

A ningún escritor se le puede apartar de su papel como crítico de la actualidad; sin embargo, mientras fuimos ricos, muchos vivimos con los ojos tapados con la venda de la indiferencia. Incluso Muñoz Molina

Santiago Vilella

Ficha técnica libro:

Título: Todo lo que era sólido

Autor: Antonio Muñoz Molina

Editorial: Seix Barral

Año: 2013

Páginas: 253

Temática: Ensayo. Actualidad.

Pero finalmente se despertó. Antonio Muñoz Molina dejó de lado su antifaz ilusorio cuando se dio cuenta de que aquella mancha negruzca que venía hacia todos nosotros se trataba realmente de un toro bravío. Un miura económico y financiero que, debido a nuestra ancha y dorada montera, nos cornearía a todos por igual. Bueno, por igual, no: a unos con más sangrantes efectos que  a otros.

((Que conste que no soy nada taurino, pero si Hernando utiliza símiles toreros para catalogar la acción de Rajoy en el Debate del Estado de la Nación, ¿por qué yo no?))

Dejando de lado la tauromaquia, ¡he venido a hablar de Todo lo que era sólido! Antonio Muñoz Molina pone negro sobre blanco en este ensayo, un diario (de crisis) a posteriori. Más bien, unas memorias hemerotéticas, cuando todo lo que se vivió durante los años previos a la recesión económica y durante las primeras anualidades de la misma era más que obvio. Es bastante espeluznante la documentación que aporta Muñoz Molina sobre los albores de la crisis, en las que los titulares periodísticos arrojan, sin lugar a dudas, una serie de luces rojas que habrían sido más que suficientes para alivianar el hostión económico del cual nos estamos recuperando. Pero todas esas alarmas llegaron como una mala borrachera: el día de después; y no mientras nos sentíamos los reyes de la pista, cuando jugábamos en la ‘champion lí’.

Todo lo que era sólido es un excelente manual para cualquier político que esté en política para lo que se debe estar en política (está claro que para enriquecerse no). Todo lo que era sólido es un callejón superlativo a la clase periodística, a los medios que se dedican a ser meros altavoces de las declaraciones y contradeclaraciones de concejales, alcaldes, diputados provinciales, regionales, nacionales y presidentes varios. Todo lo que era sólido es un zasca monumental a los “¡y yo también!” y a los “¡y tú más!”; a las tradiciones inventadas y a los estatutos y aeropuertos para todos; a la globalización “por mis cojones” de lo meramente local y a los pelotazos urbanísticos. En definitiva, un puñetazo sobre todo lo que era sólido en España y ahora empieza a hacer aguas.

¿Y tú, lo has leído?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s