Los quiero y sí puedo

 

Barreras. Nos quejamos constantemente de encontrarlas. De chocar con muros o encontrarnos con puertas cerradas. Queremos hacer muchas cosas y nos topamos con muchas dificultades. Pero, ¿qué pasa cuando no existen? ¡Nos las inventamos!

Llanos de la Rosa

Hace un par de días me pasó algo que me hizo darme cuenta de lo tonta que soy. En realidad, de lo tontos que somos cada uno de nosotros. A veces cuesta tener claro lo que se quiere, ya sea a nivel personal, profesional o vital. Pero otras, otras se tiene tan claro, que nos asusta. No puede ser verdad que parezca tan fácil. Que esté tan cerca y al alcance de la mano. Así que, en lugar de cogerlo y disfrutarlo, lo retorcemos y le buscamos tantas pegas, que nos autoconvencemos de que algo va mal. Y luego vienen los remordimientos. Los “¿y sí?”. Dicen que hay que arrepentirse de lo que se ha hecho, y no de lo que no. Sin embargo, todos tenemos bastantes cosas no vividas por las que nos maldecimos casi todas las noches antes de dormir.

Y, si lo pensamos un poco, ha sido más difícil buscar las pegas y convencernos de que existen, de lo que habría sido dar ese paso. Terminar de decidirnos de algo de lo que, en realidad, ya estábamos más que convencidos. Miedos absurdos que nos impiden avanzar y nos devuelven a nuestras dudas e inseguridades… Y no, este no es un texto en el que vaya a invitar a la gente a ser valiente o a no pensar tanto, cuando yo no lo hago. Sería demasiado hipócrita. Simplemente, es un texto para hacernos pensar en esas cosas que nos hemos perdido. En las que podríamos estar perdiéndonos por problemas que ni existen. Para recapacitar si de verdad ha merecido la pena no arriesgarse. Para pensar si volveríamos a actuar igual y por qué. La vida, a veces, es fácil. Otras no. Por eso mismo, debemos guardar las fuerzas para cuando de verdad sean necesarias, y no complicar lo que resulta más sencillo de lo que pensamos.

Las ganas. El miedo. Las fuerzas. Los nervios. Qué gana de esta lista, termina dependiendo solo de nosotros.

 Imagen destacada: Siempre hay una puerta abierta [Llanos de la Rosa]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s