Personajes que van al fútbol. Capítulo II.

Otra tarde de domingo y fútbol a la que he sobrevivido (y esta vez con varios hándicaps que tampoco vienen al caso). Otra tarde en la que he encontrado nuevos personajes…

Llanos de la Rosa

Seguimos con la lista que empezamos hace un par de semanas y que podéis (re)leer aquí antes de continuar: Capítulo I.

  1. El gritón.

Cuenta con unos pulmones que podrían hinchar de golpe todos los globos usados en una fiesta de cumpleaños de los hijos de Ana Mato. Generalmente saldrán insultos de su garganta, pero también te hará saber si ama a un jugador o si la jugada le ha parecido espectacular. Tiene un don especial: el de soltar algo justo cuando su sector se ha quedado en silencio, así para que se oiga todavía mejor lo que piensa. Si lo tienes cerca, te recomiendo entrenar tus oídos o protegerlos.

  1. El niño.

Los verás a montones. Son, probablemente, los que acuden al campo con mayor ilusión. El estadio les parece todavía más grande de lo que en realidad es, miran hacia arriba sin parar, alucinando con las caras de los mayores e incluso se harán amigos de algunos con sus gracietas. Saltarán como nadie en los goles y se reirán muy fuerte. Pero, hay que tener cuidado. En el fútbol, aprenderán sus primeras palabrotas e improperios.

  1. El fumador.

Si también lo eres, posiblemente te dé igual e incluso acabéis la temporada compartiendo tabaco. Pero si no, entenderás lo molesto que (me) resulta estar tragando el humo ajeno durante 90 minutos. Y más aún si te queman en un sobresalto. Del del puro ni hablamos… ahí sí que puedes acabar muriendo.

  1. El que está porque no tenía nada mejor que hacer.

Amigos, familiares y parejas que están ahí porque alguno de los asistentes ha fallado ese fin de semana, y le ha caído una entrada o bono prestado. Pero jamás pagarían ni un euro por estar. Les da absolutamente igual. Seguramente solo acudan cuando el tiempo acompañe, o cuando el equipo esté muy arriba. No se enterarán de mucho, y a ratos se aburrirán. Preguntarán a cada rato quién es tal o cual, o por qué el árbitro ha pitado esa jugada. Los querrás por su esfuerzo para entender lo que nunca han pillado. Al tiempo que los odiarás por tanta pregunta o por ponerse a hablar de cosas que te están distrayendo.

  1. El quejica.

Cuando haga frío, porque está helado. Cuando haga calor, porque se asfixia. Cuando lleve mucho rato sentado, porque le duele culo. Cuando  la gente se ponga en pie, porque no le apetece hacerlo y le molestan las cabezas que sobresalen. Cuando hay mucha gente, porque se agobia. Cuando hay poca, porque “da penica”. En fin, encontrará pegas a todas las circunstancias ajenas y propias.

Nota: todos los personajes se pueden encontrar en versión femenina y masculina.

Imagen destacada: una tarde de fútbol, cualquiera en un campo cualquiera [Llanos de la Rosa]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s