Personajes que van al fútbol. Capítulo I

“¿Por qué por qué, los domingos por el fútbol me abandonas?”. Quizá algunos fines de semana mis amigos deberían cantarme  esto, por negarles cafés y tardes de cine para poder ver a mi equipo. Al margen de la explicación pasional y deportiva, quiero contar por qué clase de personajes les cambio. Cualquier parecido con la realidad, NO es pura coincidencia.

Llanos de la Rosa

Comenzamos con algunos de los más clásicos:

  1. El sufridor.

Salta a cada pase y chute. Sus piernas no pararán de temblar en los 90 minutos. Ni siquiera comerá pipas, porque echar mano de la bolsa podría distraerle. Le bastará con sus uñas. Se pondrá en pie y puede que resulte difícil verle sentado más de dos minutos seguidos. No te hablará en todo el partido, solo te responderá con asentimientos de cabeza, aunque la pregunta sea “¿quieres que te pegue una patada ahí?”.  Incluso aunque le pidas calma, porque vais ganando 3-0, notarás su corazón en la garganta hasta que haya salido del estadio y comprobado mil veces el resultado.

 2. La señora inconformista

Reconocible por sus constantes frases de desánimo, acompañadas con algún improperio. Nunca ve nada positivo o bueno en los jugadores a los que se supone que va a animar. Ni aunque en tu equipo jugaran juntos Messi y Cristiano, y marcaran 100 goles por partido, estaría contenta. No perdona una, ni el más mínimo fallo. Y se encargará de recordarlo cada partido, hasta cuando ya ni siquiera juegas en su equipo, ni en su categoría. Por si fuera poco, su voz de pito insoportable es inconfundible.

  1. El ‘informado’.

“Yo no entiendo porqué no saca a Fulanito”. Quizá porque se marchó en el mercado de invierno, señor. “Uff, ¿cómo pone a ese delantero?”. Igual tiene algo que ver que sea el máximo goleador del equipo, digo yo. “Hace mucho que Menganito no aporta nada”.  Es cierto. Puede que influya que lleva más de dos semanas lesionado sin jugar.

  1. El borracho.

No importa que el partido sea a las 4 de la tarde, a las 6 o a las 9 de la noche. Verano o invierno. Él irá ‘calentico’ siempre. Lo sabrás por sus frases y cánticos trabados. Y porque te hará  apartar las piernas 30 veces en 10 minutos para ir a miccionar.

  1. El de los insultos.

Tiene para todos: jugadores, árbitro, linier, entrenadores y hasta para el speaker. Pero, sobre todo, tiene para el portero rival. Cada vez que saque le hará el famoso cántico de “caaaa… piiii”. Pero cuando vea que nadie le sigue, se pasará a la crítica del físico: “Feo”, será su adjetivo favorito. Te cansará tanto que al final tendrás que girarte para pedirle que por favor lo deje, que bastante tendrá el otro con lo suyo. A veces, hasta le saludarán “amistosamente” los focos de su atención.

La lista, es más larga que la de Falciani, pero por ahora,  os dejo pensando si alguna vez habéis  tenido a uno de estos cerca. O si habéis sido uno de ellos. También admito sugerencias para seguir ampliándola. Continuará.

Anuncios

Un comentario en “Personajes que van al fútbol. Capítulo I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s