Cuando el “quiero ser como…” se va de las manos

Desde que tengo uso de razón, soy consciente de que nos fijamos en el de al lado o en el de más allá. Es un hecho. Ya sea por admiración o por envidia, términos de una diferencia abismal que la gente tiende a confundir en ocasiones, siempre miramos a los demás.

Maribel González

En la actualidad, sin embargo, se ha pasado de un simple “quiero una camiseta como la tuya” o “quiero ser rico como Bill Gates” a locuras tales como “quiero el culo de la Kardashian” o “quiero la cintura de la Barbie” (por favor, ¡¡¡es una muñeca!!!).
Está bien, no es para tanto cuando son sólo palabras, pero el problema llega cuando se pasa a la acción. Cada vez existen más personas que deciden recurrir a la cirugía para realizar sus “quiero ser como”, con toda la inversión económica que eso conlleva. Por supuesto, el dinero es suyo y pueden hacer con él lo que les dé la gana. Aún así, amigos/as, me parece de locos. Si sólo fuera tintarse el pelo como Alaska o ponerse la nariz de Nicole Kidman tendría un pase, pero no queda ahí la cosa.

Jordan James Parker, fan incondicional de la celebrity del momento Kim Kardashian, es un ejemplo del “quiero ser como…” cuando se nos va de las manos. A sus 23 años, este maquillador profesional se ha sometido a más de 50 intervenciones para parecerse a su amada Kim. He de decir que no le ha quedado muy bien el experimento. A continuación la prueba.

Jordan James posando como Kim Kardashian/ http://www.people.com/

Jordan James posando como Kim Kardashian / http://www.people.com/

El caso de Parker no es de los más extremos. Hace unos días en mi muro de Facebook apareció la cara de Henry Damon (digo la cara por decir algo). Un venezolano de 38 años, marido y padre, que soñaba con ser Red Skull (Cráneo Rojo en español), villano de Marvel. Damon se ha puesto manos a la obra tatuando sus globos oculares de negro, poniéndose implantes en frente y cejas y cortando la punta de su nariz. El proceso lo completará en el futuro añadiendo más tatuajes en rojo para adquirir el tono de piel de Red Skull y más implantes en pómulos y mentón. Casi hubiese sido mejor querer ser Capitán América, que con un poco de gimnasio y un buen disfraz lo consigues.

Comparación de Henry con el personaje de Marvel/ www.lasprovincias.es/

Comparación de Henry con el personaje de Marvel / http://www.lasprovincias.es

Estos casos son los más recientes que he tenido el placer, o la desgracia, de encontrarme en los medios. Obviamente, dichos sujetos no son los primeros ni serán los últimos que recurran al quirófano para llevar a cabo su “quiero ser como”. Todos -sí, todos- hemos tenido, tenemos y tendremos problemas para aceptarnos, pero obsesionarse con ser otra persona no es la solución. Benditos los tiempos en los que admirar o envidiar sólo quedaba en colocar un póster en la pared o criticar los vestidos de las alfombras rojas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s